¿Por qué elegir la gestión por procesos antes que la funcional?

8 de Mayo de 2017

Con el firme arraigo de la globalización el mercado ha presentado grandes cambios en corto tiempo, el principal efecto es apreciable en una competencia agresiva que años atrás no figuraba, sumado a las demandas cada día más específica de los consumidores y  sus experiencias.  

Este modelo de gestión busca mejorar la productividad empresarial optimizando sus actividades y proponiendo un nuevo paradigma, más íntegro y relacional que deje atrás la gestión funcional, propia de una organización vertical que divide las tareas por departamentos y propicia una inteligencia cultural incompatible entre trabajadores, en consecuencia imposibilita alcanzar los objetivos propustos.

A diferencia del enfoque funcional la gestión por procesos está orientada a sacar el máximo rendimiento, añadiendo valor a los resultados. ¿Cómo lo hace? El primer cambio es observable en la concepción de la palabra “empresa”, que la considera como un conjunto de procesos relacionados y conectados, donde la estructura tradicional es concebida de manera horizontal, lo que beneficia la participación de varias personas sin que pertenezcan al mismo departamento. Mientras que el segundo repercute positivamente en la capacidad de adaptarse a cambios tecnológicos y entorno económico.

No importa el rubro de la empresa, ni su tamaño o ciclo de vida, la gestión por procesos es aplicable a cualquier entidad que tenga como meta la satisfacción del cliente, gestión de recursos y eficiencia. Esto gracias al mapa de procesos que sustenta un diagrama comparable a una telaraña, donde se muestra la estructura general de la empresa y sus conexiones. El objetivo es detallar las funciones y actividades conociendo la entradas y salidas de cada proceso, siempre en relación a las demandas de los clientes. El diagrama es elaborado por un equipo especializado en gestión comunicacional conforme a las necesidades de las empresas, y diferenciando tres grupos de procesos: estratégicos, operativos y soportes.

Asimismo, el mapa de procesos considera el análisis de los resultados a través de Indicadores Claves de Desempeño (KPI). Hay que tener presente que cualquier proceso implica una entrada y salida con un valor a cuantificar. En consecuencia, esta gestión permite evaluar los resultados según objetivos designados y optimizarlos para frenar las acciones de la competencia.

En Zenith Consulting velamos por el desempeño empresarial. Si desea mejorar sus resultados y experiencia en usuarios, no dude en probar un modelo de gestión por procesos. Nuestro equipo lo asesorará en cualquier decisión que tome.

Comunícate con Nosotros

País